Terapia de Respuesta Espiritual

Es una terapia de sanación del alma con su propio método de investigación de las memorias del subconsciente y del alma que deshace bloqueos ocultos gravados durante el viaje del alma en sus encarnaciones y esto permitirá claridad en las experiencias físicas, mentales y emocionales, es decir, una vida más saludable, próspera, armónica con crecimiento espiritual.

Esta terapia limpia las programaciones negativas y se cambian por reprogramaciones positivas; se trabaja con la mente consciente expandida, no se requiere hipnosis para penetrar en los archivos que están en la mente subconsciente.

Se trabaja con permiso del alma y es ella la que reporta a su Yo Superior las energías discordantes que tiene gravadas, por eso en esta terapia se trabaja con Yo Superior y la comunicación la vamos a obtener siempre de Yo Superior. No es el terapeuta el que hace la limpieza sino el que recibe la información y solicita que se limpien los bloqueos, y se hagan las reprogramaciones necesarias, facilita el proceso de limpieza por la investigación que se hace.

¿Cómo nació ésta Terapia de Respuesta? La creó un reverendo de la Iglesia United en Estados Unidos llamado Robert Detzler, a quien bendigo cada vez y agradezco haber compartido este gran regalo del Creador que nos ha permitido mejorar nuestra existencia y hacer cambios hacia una nueva consciencia. Su metodología la plasmó en un grupo de gráficos desplegados en forma de abanico, donde están contenidos los aspectos tanto de la creación del espíritu/alma como los concernientes a los viajes del alma durante las encarnaciones. Esta terapia hoy en día se aplica en casi todos los continentes a miles de personas en el mundo, y que han alcanzado nueva consciencia.

¿Por qué se le llama Terapia de Respuestas Espiritual? Porque son las experiencias que reporta o responde el alma que están contenidas en su archivo de vida que se le llama “Akásico” y los cambios experimentados son respuestas del alma.

Procedimiento para realizar T.R.E. Siempre se inicia pidiendo la asistencia y guía de Yo Superior, con clara intención de alcanzar el crecimiento espiritual, sea para si mismo o para el cliente.

Se usa un péndulo,  que es un instrumento radiestésico (no tiene nada de esotérico) que amplifica con su movimiento, (sistema ideo-motor) las respuestas a las preguntas que se le hacen a Yo Superior (mente supra-consciente) y al Yo Inferior o mente subconsciente sobre los  gráficos.  Como humanos tenemos la capacidad de percibir las radiaciones, las vibraciones y la respuesta a una pregunta entra a nosotros y se desplaza por nuestro cuerpo y con el péndulo en la mano esa respuesta es amplificada con su movimiento.

No es una terapia del péndulo como algunos le consideran, el terapeuta es el instrumento para manejar el péndulo, pero Yo Superior realiza la terapia y utiliza el péndulo a través de nosotros. Además el péndulo es usado en múltiples disciplinas.

Se usan los gráficos que viene a ser como el diagnóstico de lo que está experimentando una persona y en ellos se encuentran las causas, razones y la raíz del problema que está manifestado en bloqueos. Los programas pueden venir por experiencias traumáticas, conflictos, auto-castigos, beneficios negativos, herencia, grabación, miedos, muerte y de desencarnados, ocurridos en la  vida presente, pasada, futura, otras dimensiones y en otros universos y cuando se limpian eso incluye al sistema celular, a la memoria genética y todos sus cuerpos, emocional, mental, físico y espiritual, manifestando cambios positivos ante las enfermedades, conflictos familiares, personales, laborales, económicos, salir de adicciones y de carencias.

T.R.E. no es un oráculo porque no es para predecir el futuro. Nunca se deben hacer preguntas como: “qué va a suceder?” porque eso atenta contra el Libre Albedrío del Alma.  Claro está que al limpiarse los programas negativos que están siendo la causa del problema, puede desaparecer las manifestaciones, pero siempre hay que tener presente que es el Alma la que elige el camino y la que toma las decisiones, ella es la que tiene la última palabra.

T.R.E. no es una terapia para hacer diagnósticos médicos pero si podemos investigar las causas y razones de las dolencias físicas y de las enfermedades, porque todos éstos sufrimientos del ser humano están contenidos dentro de su aprendizaje espiritual, porque es el Alma la que ha elegido su Plan de Vida para su encarnación (ADN espiritual) y por eso ha escogido “sufrir” en una enfermedad para aprender aspectos que no ha completado y decide experimentar a través de sus acciones, pensamientos y sentimientos y solamente cuando se ha producido la “transformación” de los pensamientos, creencias, sentimientos y acciones, va a producirse los efectos positivos de la “sanación”.

Cada persona es responsable de su vida, de sus pensamientos, palabras, emociones, sentimientos y acciones, por eso “somos los creadores de nuestra vida” y el secreto para la sanación es la forma en que “elegimos” estar.

Ningún terapeuta puede prometer una sanación específica aunque nos mueva el amor, porque la sanación no depende del terapeuta por muy evolucionado espiritual que sea, solo depende del alma, porque ella es dueña de su “Libre Albedrío”. Pero las Almas aceptan liberar los patrones de bloqueos que tienen cuando es instruida y reeducada por su Yo Superior.

T.R.E. ayuda a levantar los velos porque la persona empieza a conectarse con su realidad interna, con su Ser Interior e inicia el aprendizaje consciente de sus creencias, de sus acciones y al cambiar la manera de pensar y de actuar que había manifestado hasta ahora, es cuando se da la profunda sanación. También aprende que mientras estamos encarnados en un planeta, estamos expuestos a la Leyes del Universo, entre ellas la Ley de Causa-Efecto, que no es otra cosa que “vivimos los resultados de nuestros pensamientos, creencias, palabras, acciones, emociones, porque todo lo que se cause genera un efecto y éste genera una causa y así continúa.

T.R.E. limpia la negatividad y no elimina la positividad y cuando ésta no se expresa entonces se busca la negatividad para ser limpiada y liberada.

T.R.E. es la herramienta que ayuda abrir cada vez más niveles elevados de consciencia y nos lleva a “responsabilizarnos” al entender que todo lo que nos pase, no es culpa de nadie, ni familiares, ni amigos, ni gobernantes. Nos responsabilizamos a que “yo escogí todo” para poder experimentar lo que necesito aprender.

Si nos mantenemos en culpar a los demás de los obstáculos, accidentes, pérdidas de bienes, seguimos estancados, en cambio, cuando empezamos a responsabilizarnos de que todo lo que sucede en nuestra vida, que es nuestra Alma quien  lo ha diseñado, que a los que creía culpables son más bien sus facilitadores que contribuyen a que su Plan de Vida se cumpla, es allí cuando hay una verdadera transformación espiritual, entrando a una Nueva Consciencia.

Beneficios de T.R.E. ya se ha referido durante todo el tema, pero siempre insisto que el mayor beneficio es que podemos sanar nuestra alma, y que al ser limpiado los programas negativos y sustituidos por programas positivos, iniciando el aprendizaje consciente de creencias, de emociones, se dará la sanación de la que referimos en TRE.

Tiempo de duración de T.R.E. varía, no podemos afirmar que en 1 hora podamos investigar el archivo del alma y completar el trabajo, hay quien se requiere 2 horas.

¿Cuántas sesiones se necesitan? Tampoco hay una regla para ello, el alma se desprende de los programas como se sacan las capas de una cebolla. A medida que se limpia van saliendo capas. Y también el alma requiere un tiempo para manifestar la limpieza, lo que sucede es que el tiempo espiritual no es igual tiempo físico. En muchos casos la manifestación del cambio positivo es casi inmediato, otros es más lento, pero hay que entender que el alma está aprendiendo a expresarse sin las muletas que antes utilizó para trabajar.

Seguiré publicando próximamente sobre T.R.E.

Esta entrada fue publicada en Terapia de Respuesta Espiritual. Guarda el enlace permanente.